MEMORIA DE LA NIEVE (Días de diarios)

Municipio ourensano de Os Blancos. A 1.100 metros de altura el cielo se despierta más plomizo y gris que nunca. En Penalonga, el frío cala hasta los mismísimos huesos. Luis Gómez se dispone a soltar sus ovejas- “hai que aproveitar a luz”, se dice. Desde hace dos días los habitantes de Penalonga están de luto. El vecino más veterano, Arsenio Carballo, fue enterrado ayer. Le encontraron caído sobre el suelo de la cocina con quemaduras del brasero. Luis, prejubilado de la costrucción, hace apenas dos años, decidió volver a establecerse en la casa de sus antepasados, junto a su hija y yerno: ” aquí vivin de neno. Daquela había máis de quince casas abertas e ata tiñamos bar e tenda”. Ahora solo le quedan dos vecinos: María Jesús y Sindo que, al igual que él, son emigrantes retornados. “Cando vives así entre poucos, acabas sendo  casi maís que se foises familia”. Solo los balidos del rebaño, y el humo de las dos chimeneas permiten adivinar algo de vida en el paisaje. “Nieva  implacablemente sobre los páramos de la memoria”, dice Llamazares en uno de sus poemas. Sucede y eso es todo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: