POETA “ENTRE DOS LUCES” (Mementos, 10)

Dedicatoria I. ViñuelaNo se trata de descubrir todas las razones que la empujaron al suicidio. En realidad solo una le bastaría para poder seguir viviendo.              

No sabemos si ella pensaba, como ANNE SEXTON “que morir es un arte” y que la poeta americana (por voluntad propia) llegaría a propiciarse para tratar de encontrarla. O si llegó a creer como ALEJANDRA PIZARNIK -ya muy cerca del final- “que la poesía no era lo bastante como para dedicarle toda una vida”. Nunca llegaremos a saber qué pudo cruzar por la cabeza de la poeta asturiana antes de su trágico final. Tiempo después de su desaparición y releyendo unos versos de su poema La espalda en el espejo, creímos desvelar ciertos indicios de su insatisfacción secreta …”dame la verdadera dimensión de lo humano:/ el velado aposento, o la ebriedad oscura/ de donde sólo llegan los ecos del silencio”. La conocí a mediados de los 80. En la ciudad clariniana de “Vetusta” se celebraba la Feria del Libro. Y dentro de ella un encuentro con poetas. Aquella tarde le correspondía participar Ángel González. Ya finalizado el acto se acercó a nosotros para saludar al autor de Áspero mundo. Morena, menuda y con los ojos cargados de preguntas: “escribo poesía desde hace tiempo, pero no creo que mis poemas puedan interesar a nadie”. Afable, delicada, sencilla y tímida. Deseosa de relacionarse con gentes de la poesía, quedamos en volver a vernos pronto. Enseguida entró a formar parte del círculo de amig@s más cercan@s. Nos dio a leer sus poemas inéditos y fue entonces cuando descubrimos una voz propia, sorpresivamente madura y reflexiva e inquietante. “Poesía del silencio” que le decíamos y no por emular a Valente, sino por el tiempo que se había tomado antes de entregarlos a la  luz. Lo de “inquietante” es de cosecha propia porque intuí detrás de aquellos textos un desangramiento interior que le producía una existencia equívoca:  “Crepítame en la llama, en la lengua más honda/ de los altos incendios,/ donde la voz desnuda redime su inocencia/ el triunfo del fuego”. Publicamos algunos de sus textos poéticos en un suplemento literario que entonces coordinábamos. Asimismo le recomendamos asistiese a una conocida tertulia literaria que tenía su sede en la ciudad donde ella residía. Fue su primera experiencia en el trato con otros poetas. Pero el “aliento poético” que ella -neófita en estas lides- ansiaba encontrar, no fue tal. Aquellos muchachos, casi todos universitarios, ejercían de “cockys” y “vaidosos” (por decirlo en otros idiomas) y se excedían en el “palique” y el cotilleo literario. No obstante en el marco de dicha tertulia se concertó la publicación de su primer y único libro de poemas: Entre dos luces (Oviedo, 1986). Poco tiempo después su marcha a Toledo (por motivos de trabajo del marido) abrió, insospechadamente, en ella una herida que se iría expandiendo con el tiempo. Vulnerable al desaliento la poeta se tropezó con el vacío de la ausencia y con un entorno, según sus palabras “acomodaticio y clasista” con el cual poco o nada tenía que compartir. A partir de ahí comenzaría su derrumbe existencial y psíquico. Sus llamadas telefónicas denotaban una inestabilidad tan frágil que sobrecogía. Nunca supimos si la poesía le había abandonado del todo, o si ella quiso partir a buscarla al igual que antes lo habían hecho, y en idénticas circunstancias, Alfonsina, Anne, Alejandra, Silvia, y muchas otras. Se llamaba ISABEL VIÑUELA y el dolor y el extrañamiento de su ausencia aún prevalece en nosotros. Mientras, y como ella misma  dejara escrito “me abandono al carro de la noche/ y me atropella, absorta, el vuelo de un cometa”. Nadie, ni el mundo, ni la poesía, ni los poetas pudieron salvarla. Entre dos luces, sí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: