LA REVOLUCIÓN CHINA: “CITA A CIEGAS” : (Días de diarios)

thHabrá que proseguir desenrollando el mundo, deshaciendo el ovillo,/ para entregar los restos a la tejedora (1)

Los noviazgos son inapropiados y el amor innecesario. Al menos así lo piensa la ciudadanía china: Tokio, Pekin, Shanghai… Nos detenemos en esta última, con un censo de 23 millones de habitantes. En La  Plaza del Pueblo, uno de los centros neurálgicos de la ciudad, se ubica un parque que se conoce popularmente como “Mercado de los candidatos”. Una ruidosa multitud de padres se juntan para buscar un potencial marido o esposa para sus hijos. Una feria de matrimonios “arreglados” que empezó a funcionar a principios del  presente siglo. Padres y agencias matrimoniales responden así a una demanda de signo cultural y presión social y familiar que apremia a establecer familia propia. A simple vista son mercados de ventas al por mayor donde, dentro de una trama de calles, se alinean los puestos de padres que intercambias fotos, curriculum y cualificaciones de los hijos candidatos a encontrar pareja. Según el periodista Miguel Pretrecca, enviado del diario argentino CLARÍN, “el ambiente en los pasillos de la feria está lleno de movimiento: padres que charlan con otros padres, agentes que buscan recolectar clientes, turistas curiosos y hasta candidatos que se presentan en persona”. Paneles con fotos, pósters y books se encargan de ofrecer una introducción, más o menos laudatoria, de cada uno. de ellos. Causa sorpresa esta realidad en pleno siglo XXI, después de la gran  Revolución Cultural impuesta en China ya va para más de una treintena de años. Cuenta el periodista argentino que la presión familiar es tan fuerte que incluso están surgiendo ferias alternativas, como “Mercados Falsos de Matrimonios”, donde gays y lesbianas se “publicitan”, por iniciativa propia, para formar matrimonios por conveniencia y así “liberar” a los padres de su presencia. Padres que, si no hay suerte después de tanta espera, lo más probable es que acudan a una agencia especializada que por unos 30 yuanes semanales se dedique a buscar “prospectos” para sus hij@s. Ocurre con mucha frecuencia que, cuando madres y padres se reúnen a presentar sus candidatos, surja algo que en principio facilita el llegar a un acuerdo: los hijos respectivos son miembros del partido. En la puritana y conservadora China la barrera psicológica para el matrimonio no debe rebasar los 25 años. 

Se denomina “Xiang qin”. Que viene a decir algo así como “cita a ciegas.

image0013

(1) Olga Orozco                                                                                                

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: