FADO E O MEU PASSADO, FADO E O MEU PRESENTE.


Vinilo %22Extranha forma de vida
El fado formó el alma portuguesa cuando ésta no existía. El fado es la fatiga del alma fuerte, el mirar de Portugal al Dios en que creyó y que también le abandonó” (1)

El sonido de un FADO, y su “alter ego” la guitarra portuguesa, produce y reproduce escalofríos, algo así como un desgarro interior indescifrable. En Os Lusiadas, de Camoes, el Fado aparece en toda la obra como un”término lírico existencial que desemboca en un drama psicológico de una poética singular”. Cuentan que nació hace siete siglos, cuando los árabes vivían en la colina del castillo de San Jorge de Lisboa. Otros dicen que se cantó por vez primera en alguna vieja taberna de Alfama, Graca o Mouraria, alguna noche triste del siglo XIX. Documentalmente sólo se comprueba la existencia del fado a partir de 1838, identificando su origen con los cantos de las gentes del mar, inspirados en la soledad, la nostalgia y los balanceos de los barcos sobre el agua. Pero el verdadero misterio de sus orígenes aún está por desvelar. Lo que si se sabe es que la palabra fado que proviene de la palabra latina “fatum”, que significa “hado” destino y aliento. Unido a todo ello un sentimiento de libertad y justicia: conciencia ideológica. Guarda el fado, en este sentido, parentesco con el tango y con la música africana. Por lo demás, no nos es posible dejar a un lado los hilos sutiles de parentesco entre el fado y la poesía. Poetas como Fernando Pessoa, Sophia de Melo, Miguel Torga, Eugenio de Andrade, José Saramago y algunos otros han tenido mucho que ver en esta “cantiga de sensaciones”. La gran dama del mismo, Amalia Rodrigues, lo distinguía “dotado de un lirismo fatalista donde, en un extraño juego de identidad, la vida y la muerte se estrechan de la mano hasta dotar al destino de un desafío único”. Tuvimos el privilegio de escuchar cantar el fado en los barrios de Alfama y Bairro Alto. Fado, alejado de la ronda turística al uso. Fado, en su versión más pura, cantado en las “casas de fado”como un rito entre varios intérpretes, sucediéndose los unos a los otros en riguroso orden y en acendrado silencio. Como decía Barreto en Fado-Historia de Portugal, el fado exprime genéricamente, y hasta el máximo, un estado psíquico de profunda nostalgia. Si escuchan “Estranha forma de vida” por la más grande Amalia, conocerán la auténtica saudade del típico fado lisboeta. Su voz es la leyenda portuguesa hecha canción. Melancolía.

(1) Fernando Pessoa  FADO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: