CRISTO, LEYENDA VIVA EN TRES OBRAS DE ARTE (Almaria, 11)

5836073“Hijo del hombre, Humanidad completa,/ en la increada  luz que nunca muere/ mis ojos fijos  en tus ojos, Cristo,/ mi mirada anegada en Ti, Señor! (El Cristo de Velázquez. Miguel de  Unamuno)

“El premio de mi sangre ha rescatado/ vuestra esperanza del oscuro olvido: / seguidme adonde nunca muere  el día,/pues vuestra vida está en la muerte mía”. (Poema heroico a la Resurrección de Cristo. El Greco. Francisco de Quevedo)

¡Inmensa soledad en el vacío!/ Su cuerpo, desplomado en el madero/ los clavos le sujetan, -cruel acero-/ las manos y las piernas al judío. (Pinacoteca al Cristo de Dalí. Quinteño de  Greda)

De nuevo por estas fechas la figura del Cristo crucificado cobra actualidad. Lo que se conmemora no es la muerte natural propia de todo ser humano ya que Jesús no muere de vejez ni de enfermedad. Su muerte es una muerte excepcional; prematura, causada no obstante por seres humanos. Su resurrección solo es posible desde la perspectiva de la fe. Y desde esa fe, la glorificación de una presencia divina oculta en la existencia humana. Inspirador inagotable de artistas, cómo no detenerse hoy en esa mirada dolorida de un Cristo expirante, presente en Cristo de Velázqueztodos los actos y desfiles procesionales de la Semana Santa española. Conmemorando esta efemérides anual de muerte y resurrección fijamos nuestra atención en estas tres obras excelsas del arte pictórico español. Comenzamos por la Resurrección de Cristo (1597-1604) de El Greco  Según los expertos El Greco quiso representar la idea de que el sacrificio de Cristo ha de ser compartido por toda la humanidad. Y para ello eleva su imagen envuelto en una capa roja portando una banderola blanca, símbolo del triunfo sobre la muerte. En el óleo sobre tela que se encuentra en el Museo del Prado de Madrid existe un fuerte dramatismo del Cristo de la luz y de la paz que muestra la espiritualidad y el sentido místico de un artista que, con su piedad popular y sentido religioso, se adelantó a las discusiones teológicas más profundas. El Cristo de Velázquez (1632-1646), conservado igualmente en el Museo del Prado, es de tamaño natural y refleja a una figura de hombre que pende de un madero clavado. Diego Rodriguez de Silva y Velázquez pintó su Cristo agonizante entre luz y oscuridad, entre la blancura del cuerpo y negrura del fondo sin obviar la corona de espinas clavadas hasta el hueso, mientras la cabellera cae en vertical cubriendo la mitad de la cara. Imagen bellísima que hiciera escribir a Unamuno: “esa mejilla, con la luz casi apagada de atardecer muriente”. Y, por último, el Cristo de Dalí (1951), más conocido por el Cristo de San Juan de la Cruz, puesto que en un dibujo suyo se inspiró el pintor de Figueras. La pintura muestra a Jesús tomado en perspectiva y visto desde arriba, cuya cabeza mirando hacia abajo es el punto central de la obra. Cuentan al respecto que Dalí utilizó un trapecista profesional como modelo. La imagen de este Cristo  es la de un Redentor distinto a todos las representados anteriormente en el madero. Desaparece la leyenda INRI y carece de los signos clásicos de la Crucifixión  para mostrar la belleza metafísica del Cristo crucificado: “Deseo pintar el Cristo más hermoso de cuantos nadie haya pintado (…) un Cristo que sea la antítesis absoluta del Cristo materialista y salvajemente antimístico de Grünewald” (1). El Cristo de Dalí permanece expuesto en el Museum of Religions Art and Life, de Glasgow, Reino Unido. Incontables obras de artes han sido inspiradas en ese Cristo crucificado, icono de la humanidad. Pintores, poetas, cineastas, fuesen agnósticos, ateos o creyentes, se rindieron ante esa imagen yacente que inspiró estos versos a un poeta anónimo del siglo XVI: ¡Tú me mueves Señor! Muéveme el verte/clavado en esa cruz, escarnecido:/ muéveme ver tu cuerpo tan herido;/ muéveme tus afrentas y tu muerte.  

Reurreccion .El Greco

(1) Matthias Grünewald, pintor e ingeniero hidráulico alemán renacentista, autor de obras religiosas, especialmente  escenas de crucifixión sombrías y llenas de dolor.

                                                                                                                                                                                                              

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: