3. MEMORIA ESCRITA DE MÍ (Ligera de equipaje)

ISLA DE DEVA (Castrillón)2014-06Y así se desvela la ebriedad de lo bello/ como el juego perdido de antemano, perdido. (Virgilio)

Desempolvo páginas amarillas. Cierro fuertemente los ojos y observo a una muchacha empeñada  en perseguir la magia de lo cotidiano. No le gusta lo que ve (o tal vez lo que siente, quién lo sabe) y se refugia en la escritura. Juega a las metáforas y colecciona citas. Ayer, sin ir más lejos, descubrió que “el Arte hace los versos, pero sólo el corazón es poeta”. También estuvo de acuerdo con Rimbaud: “la vida está siempre en otra parte”. Pero no fue hasta mucho más tarde cuando se encontró con poetas como Trakl: (es impensable decir algo verdadero, ya que la naturaleza de lo real está en lo que callamos“) y Juarroz: (no prestar atención a las palabras/ salvo aquellas que transportan/ su propia carga de silencio). Y también muchos otros -y otras- que le fue dado leer después. Así es que leyendo, mirando y sintiendo, aquella muchacha (que sentía cierta inclinación al aislamiento) entendió que la palabra cuanto más parca y callada, más sabiduría aportaba al silencio. Y se calló por mucho tiempo: (al principio escribía silencios, noches, anotaba lo inexpresable, fijaba vértigosotra vez Rimbaud- hasta que comenzó a sospechar que, bajo el misterio de la belleza y del ocultamiento del saber, podía darse un  peligro inminente: poner límites y fronteras al conocimiento y a la verdadera razón de la búsqueda. Entonces ¿qué opción elegir? Una cosa estaba clara: antes que a nadie, tenía que ser fiel a ella misma. Tendería un puente de cuerdas muy sutiles hacia el lector. Trataría de “hilar muy fino sus sensaciones y  pulsar hasta el límite las zonas más profundas de su sentir secreto”. Eso decía entonces. No sé si consiguió sus propósitos porque hace mucho tiempo que no sé nada de ella. Pero sospecho que, fiel como era entonces a remontar corrientes, habrá sobrevivido a las más fuertes. Y que, tenaz, como ella era en el deseo, habrá encontrado, al fin, su isla tan preciada para que de amanecida/ ligera de equipaje, de cargos y obediencia, seguir siendo quien era. Quien siempre quiso ser. 

Fotografía: Isla de Deva (Castrillón. Asturias. Año 2014)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: