ELOGIO DE LA NOCHE (Mementos, 14)

¿Qué es lo que ocultas bajo tu manta, que, con fuerza invisible, toca mi alma? Himnos a la noche.  (NOVALIS)

En medio de la noche surge a veces/ una pregunta, y la noche se agranda. Inmensidad de la noche  (A. LINARES)

William-Adolphe_Bouguereau_(1825-1905)_-_La_Nuit_(1883)

CASI UNA LEYENDA. 

Los indios no podía dormir porque la noche no se había creado y el sol  alumbraba  sin parar. Un día, un niño vio que el ratón tenía una noche pequeñita dentro de su cueva y le dijo: 

 -Ratón, préstame una de tus noches y te daré comida a cambio.

El niño, como buen niño, encontró una noche muy corta; el cazador, como hombre que es, encontró una noche demasiado larga. Entonces el niño se fue al bosque y habló con el armadillo (fósil viviente muy antiguo de hábitos nocturnos que se enrolla como una bola cuando se siente amenazado) para pedirle que le prestara una de sus noches. Así fue. Le prestó una noche perfecta.  Ni muy larga ni muy corta. Cuando el armadillo volvió para pedir que le devolvieran su noche, la humanidad se negó y por eso el armadillo duerme de día y no para de moverse en la oscuridad porque no tiene noche” 

La noche, aleja el pensamiento del reloj y su tiempo, por eso somos sus devotos. Cuando pensamos todo lo que en la noche acontece, todo lo que en la noche nos ha sido concedido, llegamos a la conclusión de que sólo es propio del insomne percibir los asombros, los acontecimientos, la música, el misterio que la noche nos brinda  mientras el mundo, por costumbre, rinde al sueño pleitesía. Cuentan en la mitología griega que la llamada Nix, o Nyx, fue la auténtica diosa de la noche. Y en la Teogonía de Hesíodo dicen que la noche nació del Caos y que su descendencia fue mucha. La noche también adquirió su importancia a través de varios poemas fragmentarios atribuidos a Orfeo y del primer principio en el coro de apertura de La aves, de Aristófanes. Nos debemos- no sé si también debemos a la escritura- unos Cuadernos de las noches en blanco (vale el juego de palabras como título) y debemos a la noche y a las horas sin sueño, una serie de descubrimientos, hallazgos  y sensaciones que de otra forma nunca habríamos alcanzado. “La noche que insufla las tinieblas ilumina mi espíritu”. decía Baudelaire en Spleen de París. Y como Baudelaire proclamamos la Noche como liberación para los sueños rotos. Como la explosión de un cometa brillando en la espesura bajo los auspicios de otra gran diosa: Libertas, diosa romana para la encarnación de la libertad.

DIOSA LIBERTAS

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: